¿En qué consiste la radiofrecuencia?

La radiofrecuencia se basa en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel que provoca el calentamiento controlado de las distintas capas de la dermis, lo que favorece la formación de nuevo colágeno, el drenaje linfático, la circulación de la piel y el tejido subcutáneo y la migración de fibroblastos.

Es un procedimiento indoloro y que se utiliza para el tratamiento de la celulitis y la flacidez de la piel en cualquier parte del cuerpo.

El efecto inmediato de la aplicación de radiofrecuencia es la retracción del colágeno para, tras sesiones sucesivas, lograr la reestructuración del colágeno profundo y la formación de nuevas fibras que sustituyan a las ya envejecidas, proporcionando una mayor elasticidad a los tejidos y obtener una piel más tersa y, por tanto, la reducción de las arrugas y flacidez epitelial.

    PIDE INFORMACIÓN SIN COMPROMISO

    He leído y acepto la política de privacidad

    Los efectos se logran, de manera habitual, a partir del mes de tratamiento y mejoran en los siguientes, aunque obedecerá en función de la situación del colágeno de cada paciente. Se necesitan entre 4 y 10 sesiones, en función de la superficie corporal a tratar y pueden realizarse otras sesiones de recuerdo, pasados unos meses.

    Solicita información llamando al 672364736

    Aplicación del tratamiento de radiofrecuencia de la Dra. Mery Lamah

    Al término cada una de las sesiones del tratamiento de radiofrecuencia, es habitual que la piel presente algo de enrojecimiento, que tarda poquísimo tiempo. En cuanto al resto, se trata de una técnica muy segura, si bien tiene sus contraindicaciones: embarazo y lactancia, cardiopatías, perturbaciones de la coagulación, enfermedades neuromusculares, implantes recientes de colágeno, tener alguna prótesis metálica, marcapasos o bien obesidad mórbida.

    La radiofrecuencia puede complementarse con otras técnicas estéticas en tratamiento de manchas, arrugas, supresión de venas, etc.