La Remodelación Tridimensional del Cuerpo

Estudios recientes han concluido que el campo electromagnético focalizado de alta intensidad, al mismo tiempo que el trofismo muscular, es capaz de reducir la grasa subcutánea, demostrando que los efectos en el tejido subcutáneo son el resultado de fuertes reacciones metabólicas y procesos bioquímicos.

En la evaluación histológica, se observó el aumento de la masa muscular, incluso después de un único tratamiento, con una consecuente reequilibrio de la relación masa magra y masa grasa, la base de un metabolismo sano.

Los aplicadores Medisculpt, con su estructura y forma cuidadosamente diseñadas para una máxima eficacia, incluyen la tecnología Fit4®, permitiendo tratar hasta 4 zonas del cuerpo simultáneamente, reduciendo el número de solicitudes y ofreciendo una velocidad de tratamiento incomparable.

    PIDE INFORMACIÓN SIN COMPROMISO

    He leído y acepto la política de privacidad

    MEDISCULPT: Ergonomía, Diseño, Tecnología y Fiabilidad

    • Ergonómico y fácil de manejar
      El cómodo agarre del aplicador permite un rápido posicionamiento y anclaje en la zona a tratar.
    • Impulsos electromagnéticos secuenciados
      Los impulsos magnéticos emitidos por el aplicador actúan en secuencia y son capaces de crear un efecto especial de contracción tridimensional en la masa muscular.
    • Precisión y Seguridad
      La estructura y la forma cuidadosamente diseñadas de los aplicadores garantizan un campo homogéneo en toda su sección transversal, para un procedimiento completamente indoloro.
    • Reflex, campo electromagnético enfocado
      La tecnología Reflex del aplicador desarrolla hasta 2,5T de potencia, creando una polarización y despolarización del músculo en cuestión, favoreciendo así la estimulación contráctil en un 100% de la masa muscular.

    Solicita información llamando al 672364736

    ¿Cómo funciona la estimulación muscular de alta intensidad?

    A través del tratamiento Medisculpt de estimulación muscular de alta intensidad, logramos reducir la grasa y tonificar la zona tratada a través de ondas electromagnéticas.

    A partir de las contracciones producidas, añadido a la liberación de adrenalina, conseguimos iniciar la tonificación de la zona tratada y logrando, a su vez, reducir grasa.

    En cada sesión se realizan de 20.000 a 46.000 contracciones equivalentes a 5 horas y media de ejercicio, algo imposible de conseguir ni con el entrenamiento más exigente. Estas contracciones intensivas promueven la liberación de adrenalina que desencadena un efecto que conduce a destrucción de las células grasas.

    El músculo responde con una profunda remodelación de su estructura interna, induce el crecimiento de miofibrillas (hipertrofia muscular), la creación de nuevas cadenas de proteínas y el crecimiento de fibras musculares (hiperplasia muscular). Los desechos de las células de grasa destruidas son excretados por el metabolismo del cuerpo en las siguientes semanas y todo esto da como resultado una mayor densidad y volumen muscular.

    Cada programa individual emite pulsos con señales, frecuencias y parámetros de estimulación diferentes. Así, el músculo es sometido a diferentes fases de estimulación contráctil, produciendo el máximo reclutamiento muscular y evitando la habituación.