¿Qué es la carboxiterapia facial?

La carboxiterapia facial es una técnica que ayuda a oxigenar el tejido del cutis y elimina marcas de fatiga, arrugas o incluso ojeras a través del CO2. Puede aplicarse en zonas sensibles, como las ojeras y, en una sola sesión, se nota la diferencia.

Al introducir dióxido de carbono en la piel, los vasos sanguíneos se dilatan, produciendo la oxigenación del tejido. Además, se eliminan varias toxinas a través del sistema linfático, que son las causantes de que nuestra piel sea de un tono poco uniforme y esté apagada como si estuviese cansada.

Mediante la carboxiterapia se regenera la producción de colágeno en la piel, lo que hace que ésta vuelva a tener elasticidad y firmeza, y puede prevenir la formación de nuevas arrugas. Las zonas que se pueden tratar incluyen: rostro, ojeras, escote y cuello.

    PIDE INFORMACIÓN SIN COMPROMISO

    He leído y acepto la política de privacidad

    Entre sus beneficios, podemos descatar:

    • Mejora considerablemente la circulación
    • Reafirma y unifica el tono de la piel
    • Recupera el esplendor y la luminosidad natural de la piel
    • Mejora la formación de fibras elásticas y colágeno, recuperando el tono y elasticidad de la piel
    • Trata las ojeras de color oscuro y las bolsas de grasa

    Solicita información llamando al 672364736

    ¿Cómo se aplica la carboxiterapia facial?

    La carboxiterapia facial se aplica mediante infiltraciones de dióxido de carbono bajo la piel, creando un enfisema subcutáneo que mejora la oxigenación de los tejidos mediante el aumento de la liberación de oxígeno de la oxihemoglobina, en la que se produce el intercambio de oxígeno con dióxido de carbono. El CO2 estimula un efecto mecánico en la hipodermis, la lipólisis de los adipocitos, y una reducción en la fibrosis.

    Este tratamiento no es doloroso, debido a las microagujas utilizadas.