¿Qué es y en qué consiste el Peeling Facial?

El término peeling, tal y como nos sugiere este anglicismo, significa descamación o exfoliación y consiste en la utilización de sustancias químicas sobre la piel para renovar sus capas y, de esta manera, eliminar imperfecciones y favorecer un color uniforme.

El peeling consigue una corrección de las arrugas finas, medias o profundas, una piel rejuvenecida y bien hidratada, además de tratar el acné (activo, leve o moderado) y sus secuelas, el fotoenvejecimiento, el envejecimiento cutáneo, la flacidez, la piel fina y rugosa, la piel grasa, las manchas cutáneas, las queratosis actínicas, etc.

Para ello, se utilizan diferentes ácidos (glicólico, salicílico, mandélico, resorcina, tricloracético, fenol, etc.) en función de los resultados que se busquen, del tipo de piel, del estado cutáneo, de la edad y del historial clínico.

    PIDE INFORMACIÓN SIN COMPROMISO

    He leído y acepto la política de privacidad

    Tratamiento de Peeling Facial

    Es aconsejable dejar de utilizar cremas que contengan ácido retinoico u otros irritantes al menos 3 días antes del peeling facial.

    Previo al tratamiento, se debe realizar un desengrasado y limpieza profunda de la piel. Tras ello, se aplicará la cantidad necesaria del ácido indicado y se dejará actuar durante el tiempo preciso, notando una sensación de picor o quemazón y enrojecimiento. Transcurrido el tiempo necesario, se neutralizará el ácido y la sensación de picor irá desapareciendo, a la vez que se aplica una mascarilla hidratante.

    Solicita información llamando al 672364736

    Beneficios del tratamiento de Peeling Facial de la Dra. Mery Lamah

    Entre las técnicas destinadas a mejorar el aspecto de la piel dañada o fotoenvejecida, el peeling facial supone una de las mejores alternativas, gracias a su grado mínimo de invasión, la rapidez de la recuperación de la dermis y los buenos resultados que ofrece:

    • Minimiza arrugas finas y poros dilatados.

    • Disminuye o elimina manchas o hiperpigmentaciones.

    • Mejora y corrige las secuelas de acné, las imperfecciones, cicatrices y las marcas.

    • Acelera el proceso de regeneración de la piel, promoviendo el recambio celular y la eliminación de imperfecciones.

    • La epidermis será más permeable a todo tratamiento que se realice a continuación.