La alternativa a la liposucción sin cirugía

Para tratar estéticamente la grasa localizada, se utiliza el principio activo desoxicolato, el cual actúa disolviendo la célula grasa mediante la técnica de Intralipoterapia.

La Intralipoterapia consiste en inyectar ácido desoxicólico en la zona con depósitos de grasa. Se trata de una solución acuosa de base gelatinosa y cien por ciento biocompatible, en tanto que es una sustancia que está presente en el cuerpo y se reabsorbe de manera fácil.

La sustancia se inyecta con un pinchazo y una cánula finísima en el tejido graso, licuando la grasa. Los lípidos (grasas) se suprimen de forma natural por el sistema linfático. Para conseguir los resultados deseados se requiere de unas 3 sesiones, con unas tres semanas de descanso entre ellas. Es un procedimiento que no precisa anestesia y, en general, tras concluir las inyecciones, el paciente no siente molestias.

    PIDE INFORMACIÓN SIN COMPROMISO

    He leído y acepto la política de privacidad

    Se trata de un tratamiento contraproducente para mujeres embarazadas o que estén amamantando, al igual que si el paciente sufre diabetes, infecciones o bien enfermedades graves de corazón, hígado o riñón. También se aplicará con precaución en pacientes con problemas hemorrágicos, trastornos de coagulación o aquéllos que estén sometidos a terapias anticoagulantes.

    Solicita información llamando al 672364736

    ¿Cuáles son los beneficios de la Intralipoterapia?

    La Intralipoterapia se emplea en aquellas personas que desean eliminar las zonas de grasa, obteniendo los siguientes beneficios:

    • Combatir la grasa localizada.

    • Ayudar en la pérdida de grasa y volumen.

    • Ser un tratamiento rápido que se realiza de forma ambulatoria, sin necesidad de pasar por quirófano.